Sierra Gorda

La mina a rajo abierto Sierra Gorda en Chile fue puesta en marcha en junio de 2014. Durante los próximos 20 años, explotará el yacimiento de cobre y molibdeno en la cuenca de Chile. 

Información general

La mina Sierra Gorda está situada en la cuenca del cobre de Chile, en el desierto de Atacama, en la región Antofagasta, a unos 60 km al suroeste de la ciudad Calama, en el norte de Chile.

Historia

La mina Sierra Gorda opera en el yacimiento de cobre y molibdeno que abarca tanto el mineral de cobre sulfurado como el mineral de cobre oxidado, el cual se encuentra en su parte superior.

Los yacimientos fueron descubiertos en el año 2006. KGHM INTERNATIONAL LTD. adquirió el proyecto que desde 2012 es un emprendimiento común de KGHM International Ltd (55%), Sumitomo Metal Mining (31,5%) y Sumitomo Corporation (13,5%).

Producción

La construcción de la mina se realizó en dos etapas. La primera finalizó en junio de 2014. Abarcó la construcción de la mina a rajo abierto (extracción mediante materiales de voladura y excavadoras, carga y transporte de mineral mediante cargadores tecnológicos a la planta de procesamiento), la construcción de la infraestructura necesaria (entre otros, el depósito sedimentario, la línea energética, la tubería de agua salada), así como la construcción de la planta de procesamiento con la instalación de separación del concentrado de molibdeno (triturador de rodillos, molinos de bolas y flotación), con un rendimiento medio equivalente a 110 mil toneladas de mineral diarias.

El mineral oxidado conseguido se deposita por separado para su eventual lixiviación en pilas. El concentrado de cobre producido en Sierra Gorda es transportado al puerto Antofagasta y de allí enviado vía marítima a las plantas metalúrgicas de todo el mundo. La mina posee también un potencial de exploración en áreas vecinas.

Sierra Gorda aprovecha el agua marítima que proviene de los sistemas de refrigeración de la central térmica situada en Mejillones. En vez de llegar de nuevo al océano, el agua se bombea a la mina mediante una tubería de una longitud de unos 144 km. Esta solución asegura un sistema muy eficiente y ecológico de acceso al agua.